"Ahora producimos 39 mil barriles de petróleo por día, cuando hemos llegado a producir 200 mil" (1)

Publicado el 28 de septiembre de 2016
Medio: Rumbo Minero

Descargar
Entrevista a Raúl Egúsquiza, Presidente del Consejo Directivo de la Sociedad Peruano de Hidrocarburos (SPH).  El sector hidrocarburos es uno de los que aún no ha logrado recuperarse. Y no exclusivamente por factores propios, sino sobretodo por una caída de precios a nivel internacional. La SPH ha presentado iniciativas que podrian ayudar a revertir los momentos difíciles que vienen atravesando, entre los que destaca el fortalecimiento de Perupetro, la disminución de regalías, apoyo a la exploración, entre otros. Conozca, a continuación, el detalle de estas medidas. 
- ¿Qué medidas han presentado ante et Ejecutivo para reactivar el sector hidrocarburos? 
- Algunos puntos que hemos presentado para promover el sector están en el plan de gobierno actual. Por ejemplo, la ­ necesidad de revisar las regalías en contratos que tengan porcentajes muy altos para que no cierren los campos de ­ producción. En este caso se propone un marco legal que le permita a Perupetro iniciar una negociación en cada caso. 
Creemos que es viable un mecanismo para establecer inversiones en un futuro a cambio de esta reducción de regalías, porque consideramos de suma ­ importancia la incorporación de nuevas ­ tecnologías. Para el caso de la producción con nuevas tecnologías, hemos propuesto que estas empresas tengan una tarifa de regalía reducida. Nuestra propuesta como gremio es que se requiere una reestructuración total del sector hidrocarburos; además, se ­ necesita desarrollar y consolidar su institu- cionalidad para hacerlo más competitivo frente a pares de los países vecinos. Debido a factores externos ­ principalmente, la producción de petróleo en el país registra un retroceso a cifras alarmantes. La producción de petróleo ha seguido una tendencia declinante en los últimos años, llegando a una situación en la que podría desaparecer la producción de petróleo en el Perú, a pesar que tenemos un enorme potencial, enormes recursos que requieren ser explorados. Para tener presente, se realizan ­ actividades solo en cuatro cuencas ­ sedimentarias de las 18 con potencial de ­ hidrocarburos que se pueden explorar. Según el Libro Anual de Reservas de ­ Hidrocarburos de la Dirección General de Hidrocarburos (DGH) del Ministerio de Energía y Minas (MEM), el Perú tiene ­ recursos de petróleo de nueve mil millones de barriles y alrededor de 450 millones de reservas probadas. Nos estamos ­ consumiendo las reservas probadas y no hay una reposición de las mismas. Es ­ importante que haya mayor cantidad de ­ inversiones para explorar, descubrir y extraer los recursos que tiene el país. Por ejemplo, en más de 100 años, Talara consigna una producción de petróleo de 1,500 millones de barriles, pero tenemos un potencial en todo el país de nueve mil millones de barriles que debe ser ­ explorado; es decir que tenemos seis veces el potencial de toda la producción que se ha hecho en la cuenca de Talara.\rAdemás, por la aplicación de la ­ tecnología antigua, el factor de recuperación señala que se ha extraído el 17% de los recursos y el 83% restante está aún en el subsuelo. Si solamente pudiéramos recuperar, con nuevas tecnologías, cinco puntos porcentuales más, podríamos pasar de 1,500 millones de barriles ­ recuperados a agregar 500 millones más de barriles. Sin embargo, esta aplicación de nuevas tecnologías en la cuenca Talara requerirá inversiones nuevas, tratamientos ­ adicionales, Contratos de Licencia. Se necesita incentivar la exploración y explotación de hidrocarburos. Para atraer estas nuevas inversiones, ¿necesitamos hacer ajustes en los ­ trámites ambientales? Se aplica un Estudio de Impacto ­ Ambiental detallado (ElA-d) para una actividad de exploración que tiene una ­ temporalidad muy corta, entre seis a 12 meses. Cuando un ElA-d debe ser para ­ actividades que tengan más impacto; por ejem-La producción de petróleo en el país puede desaparecer, advierte la SPH. \rLas inversiones de ampliaciones de doctos contribuyeron en la producción de gas. pío, las actividades de desarrollo y ­ producción de petróleo y gas natural. Hacer una sísmica es una actividad que está tabulada, parametrizada, y como tal se sabe cuáles son sus impactos y sus mitigaciones. Por ello, se podría tener un documento de gestión ambiental más sencillo. De igual forma para perforación exploratoria que se desarrolla en un área muy delimitada, reducida. De otro lado, la información ­ ambiental debería estar en un banco de datos que permita actualizarla. Actualmente, los monitoreos no van a este banco de datos. Perupetro ya tiene un Banco de Datos de las actividades de exploración y producción de hidrocarburos, podría incluir fácilmente esta data y tener todo integrado. ¿Sería entonces otra propuesta para dinamizar las inversiones en el sector? Efectivamente. Sugerimos que sea el ­ Estado el que tenga esta base de datos ­ actualizada con todos los monitoreos y que La SPH insta a promover la inversión en hidrocarburos. En más de 100 años, Talara produjo 1,500 millones de barriles de petróleo, pero tenemos un potencial en todo el país de nueve mil millones de barriles que debe ser explorado.\rENTREVISTA Urge explorar más pozos petroleros. Bajo ese esquema, lo que se tendría es que cuando el Estado licite un Lote ya tendría los EIA avanzados, inclusive con la Participación Ciudadana. Así no ­ tendríamos la situación por la que hoy ­ atravesamos con tantos contratos en fuerza mayor, por permisos o temas sociales. La mitad de ellos están en fuerza mayor. Este esquema estaría a cargo de Perupe- tro, por ello es necesario repotenciarla. Esta empresa pública avanzó bastante, por ejemplo, con el tema de la consulta previa y participación ciudadana. Ahora, ya cuenta también con un banco de ­ datos y solo necesita incorporar -dentro del mismo- la información ambiental y social. Esta información también ­ debería ser compartida con otros sectores que la requieran. Actualmente tenemos 31 contratos declarados en fuerza mayor y la ­ mayoría es en exploración, qué es lo que necesita el país. Si no avanzamos en un esquema como el propuesto vamos a estar estancados. Este esquema sería para los contratos nuevos, pero para los contratos que ­ están en estos momentos con problemas, se requiere una acción intersectorial de consenso, porque no debemos tratarlo solo como un problema del sector de Energía, Minas o Hidrocarburos, sino por ser un problema de interés nacional. Necesitamos el apoyo de diversas ­ instituciones como SENACE, OEFA, OSI- NERGMIN, SERNARR ANA, SERFOR, Ministerio del Ambiente (MINAM), PCM, MEF, y el Ministerio de Energía y Minas, para ver temas sociales, los Gobiernos Regionales, entre otros. En este equipo multisectorial se debe hacer ­ seguimiento a estos lotes de fuerza mayor para ver cómo avanzar. ¿Tienen alguna propuesta específica para los lotes exploratorios? Como el precio del petróleo continúa, y vemos que continuará bajo en los ­ próximos semestres, nos vemos en la ­ necesidad de apoyar a las empresas para salir de este periodo de crisis. Nos estamos consumiendo las reservas probadas y no hay una reposición de las mismas. Es importante que haya mayor cantidad de inversiones para explorar, descubrir y extraer los recursos que tiene el país. sea el mismo Estado quien los presente cuando salga a licitar nuevos Lotes. Parte de esta sugerencia es también que, por ejemplo, el Estado avance en la misma licencia ambiental para la ­ exploración. Como son actividades ­ específicas ya conocidas podría establecerse Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), y solo correspondería verificar la ejecución de las mitigaciones. Egúsquiza lamenta que no se haya priorizado el mantenimiento del Oleoducto Norperuano\rENTREVISTALa SPH estima que el precio del petróleo continuará bajo en los próximos semestres. >\ -?i En ese sentido, planteamos una ­ suspensión temporal del plazo exploratorio, y para las empresas que tienen un plan de desarrollo, de manera tal que veamos cómo se va recuperando el mercado y cómo se pueden reprogramar estas ­ inversiones de riesgo. De seguro que con mayores niveles de precios las ­ inversiones de riesgo se retomarán. Otra de las medidas que sugerimos al Ministro de Energía y Minas, Gonzalo Tamayo -y que también se menciona en el plan de gobierno- es que, en el caso de empresas con varios lotes, se pueda trasladar la inversión comprometida en un lote, hacia otro que se considere más viable, más prometedor desde el punto de vista técnico. Entonces la inversión podría ir al lote más prospectivo, al que tenga más ­ posibilidades, con menos riesgo geológico. Estas medidas ya se están aplicando en Colombia con éxito (en donde se llegó a la meta de producción que se trazaron) y nosotros deberíamos ver la forma de aplicarlas también. í? PRODUCCIÓN EN RIESGO ] Si bien es cierto ia producción de ­ líquidos y de gas han tenido repuntes ­ importantes, la producción de petróleo es la que está en emergencia. Se culminaron las inversiones de ­ ampliaciones de ductos y, por ello, la producción de gas natural -que trae consigo la ­ producción de líquidos- ha avanzado, pero A A El proyecto Camisea reactivó la economía en el 2004. \reso esconde la crisis de la producción de petróleo que está en 39 mil barriles por día, cuando hemos estado en 58 mil ­ barriles por día a diciembre del año pasado y alrededor de 69 mil barriles en el 2014- La producción de petróleo continúa y bajando. Realmente se necesita tomar acciones, no para ayudar a un sector, sino porque el Perú tiene importantes ­ recursos cuya explotación beneficiará a las poblaciones. No debemos priorizar la importación de petróleo, porque quienes más se ­ perjudican son precisamente las ­ poblaciones donde se tenía esa producción. Por ejemplo en Tumbes, Piura y Loreto sus presupuestos dependen en 70% de la producción de petróleo. Ahora están ­ alrededor del 30% de lo que recibían hace unos años. El sector hidrocarburos es un aliado en el cuidado de la flora y fauna del país. r Las actividades de exploración y/o producción de hidrocarburos no deben verse como que se contraponen a la protección del ambiente; por el contrario, operan bajo altos estándares ambientales con los que se maneja la nueva industria. L J\rOleoducto Norperuano Ronald Egusquiza lamenta que el Oleoducto Norperuano no haya tenido el ­ mantenimiento obligatorio. Y es que, en sus palabras, se han priorizado otros temas y ahora se ven las consecuencias. "Es fruto de las viejas prácticas de exploración/producción. No es una ­ demostración de lo que la nueva industria está haciendo" enfatiza. Las consecuencias de este desafortunado hecho, no solo es el paro de ­ actividades del mismo, sino que además afecta la producción en el Lote 192 (también ­ paralizado), al igual que el Lote 67, mientras que el Lote 8 registra una disminución de su producción. Según explica Ronald Egúsquiza, la refinería de Iquitos, por su parte, tiene ­ problemas para abastecerse de crudo y retirar el residual y no podrá ser el soporte de energía que necesita la Selva. Así, se pone en riesgo toda la actividad ­ económica de esa zona porque "sin combustible no se puede avanzar". "Mientras no se tome conciencia de la real importancia de un oleoducto, no podremos avanzar. Se necesita en estos momentos cuantificar y viabilizar la inversión. Para que una empresa produzca en la Selva debe tener claro cuánto le cuesta el transporte hasta la costa a través del oleoducto. Si el costo sube y sube, no será rentable su producción" finaliza.\rENTREVISTA Actualmente, producimos 39 mil barriles de petróleo por día, cuando hemos ­ producido 200 mil barriles por día cuando se empezó a explotar en la Selva, en 1983; luego bajamos a 95 mil barriles por día en 1993 aproximadamente y ahora ­ seguimos bajando. Si el actual gobierno y, en especial, el ­ ministro de Energía y Minas, Gonzalo Tama- yo, no toman las medidas adecuadas, la producción de 39 mil barriles diarios de petróleo seguirá bajando y podríamos llegar a los 20 mil barriles diarios en los próximos meses, lo que sería ­ catastrófico. Sería la quinta parte de años ­ anteriores, con la consecuente reducción en los presupuestos de Regiones como Tumbes, Piura y Loreto, que ya han visto disminuidos significativamente sus ­ ingresos por esto. Cada gobierno ha tenido un proyecto de hidrocarburos importante. Alejandro Toledo con Camisea en el 2004; con Alan García se dio la inversión de Perú LNG para la exportación de gas, y el ­ Gasoducto del Sur hubiera sido el proyecto ­ bandera del expresidente Ollanta Húmala. En este gobierno se puede trazar la ruta de la reactivación de las actividades de la exploración y explotación de ­ hidrocarburos en el Perú, culminar el Gasoducto del Sur y la Modernización de la ­ Refinería Talara. Aunque riesgosa, ¿entonces es más que necesaria la exploración? Es la única alternativa para revertir la ­ declinación de la producción; por ejemplo, en determinadas zonas se requiere 20 pozos exploratorios para que solo uno sea exitoso. En esta fase de exploración, ­ tranquilamente la inversión puede llegar a US$ 100 millones o más hasta el pozo ­ exploratorio, sea en el mar o en la Selva. Pero, cómo pedir los recursos a las casas matrices, a los inversionistas, si después no vamos a tener la seguridad de que si encontramos algo, realmente podremos extraerlo. Las reglas en estos momentos no son claras. El sector en general ha avanzado ­ significativamente en los últimos años. Los estándares desarrollados por las ­ empresas para sus operaciones hoy en día son más altos que los desarrollados hace 15 años. Eso nos da una seguridad de que queremos y podemos ser un socio en el cuidado del ambiente. f CREACIÓN DE ZONAS': RESERVADAS ¿Han conversado con las nuevas ­ autoridades respecto a la propuesta de creación de la Zona Reservada del ­ Pacífico Tropical, que se extiende por los departamentos de Piura y Tumbes? Consideramos que las actividades de inversión en exploración y/o producción no deben verse como actividades que se contraponen a la protección del ­ ambiente pues no lo son; por el contrario, tienen que ser vistas como actividades que operan bajo altos estándares ­ ambientales con los que se maneja la nueva industria de hidrocarburos, las nuevas tecnologías que se usan hoy en día son muy seguras. Nuestras actividades bajo los nuevos ­ estándares de la industria son amigables con el medio ambiente, por ejemplo, una plataforma petrolera se convierte en un refugio de especies marinas y eso pasa en las plataformas en el norte del país. Es una reserva marina en sí misma. Los presupuestos de Tumbes, Piura y Loreto dependen en 70% de la producción de petróleo.\rENTREVISTA Todas las empresas que están ­ realizando exploración y/o producción siguen prácticas muy rígidas de conservación y cuidado al ambiente, porque ello forma parte de las prácticas de su casa matriz y serían muy perjudicadas si es que ­ tuvieran este tipo de problemas; ­ particularmente, porque ahora el mercado ­ internacional de inversionistas requiere que se sigan todos estos patrones de cuidado al ambiente de manera muy cuidadosa y se desarrolle prácticas de responsabilidad social con las poblaciones, en ­ particular donde se realizan estas actividades, prácticas que actualmente vienen ­ ejecutando las empresas de hidrocarburos. Deberíamos ver a la industria de ­ exploración y producción de petróleo ygas ­ natural como un socio para el cuidado del ­ ambiente y no como un antagónico de este. ¿Cuán riesgosa es esta propuesta de Zona Reservada para el sector ­ hidrocarburos? La legislación actual de Areas Naturales Protegidas modifica las condiciones de contratos ya suscritos con el Estado, porque existen varias disposiciones que podrían paralizar inmediatamente las actividades en curso y por las nuevas exigencias que se requieren, cuyo ­ cumplimiento queda a libre decisión de los funcionarios de tumo, como la ­ indispensable compatibilidad con la que se debe contar para cualquier actualización del proyecto, instalar infraestructura, entre otros. | Asimismo, cuando en un lote se crea una Zona Reservada y no se declara, desde el momento de su creación, como lo ­ señala la norma, la compatibilidad de las actividades de hidrocarburos con los objetivos del área creada, entonces las actividades pueden ser paralizadas en cualquier momento. Se requiere la revisión de la normativa que permita compatibilizar el cuidado del ambiente con el desarrollo de las ­ actividades de aprovechamiento de todos los recursos naturales que tiene el país. Es necesario que todos los sectores ­ trabajen en conjunto. Creemos que el ­ Ministro de Energía y Minas, Gonzalo Tamayo, y las nuevas autoridades en su conjunto, tienen el liderazgo y al apoyo de todos los sectores para dirigir y lograr las ­ medidas que permita esta convergencia de actividades en vez de la separación de las mismas. ¿Es posible que habiendo contratos se devuelvan los mismos por la creación de esta zona? Hay una posibilidad que se paralicen las actividades porque la normativa ­ señala que debe haber una declaración de La creación de Zonas Reservadas puede paralizar las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos. compatibilidad, que debe establecerse al momento de la creación de la Zona ­ Reservada y reafirmarla en el Plan Maestro correspondiente. En la legislación actual, en el Reglamento de la Ley de Áreas Naturales Protegidas, en el Artículo 59° se señala cuáles son los componentes que debe tener una propuesta de área de Zona Reservada, e indica que debe tener la descripción, el mapa, las dimensiones. En un segundo punto, se indica que debe establecerse claramente los objetivos para los cuales se crean y, algo muy ­ importante, se pide que se manifiesten las compatibilidades de las actividades que se desarrollan en las áreas ­ propuestas (como las de hidrocarburos) con los objetivos de creación de la Zona ­ Reservada. Cuando no se establece eso, se crea una gran incertidumbre sobre las actividades de hidrocarburos en Zonas Reservadas. Por ejemplo, se han presentado casos cuando ha llegado el reclamo de algún ciudadano hasta el Tribunal ­ Constitucional (TC), el juez no puede asumir que haya compatibilidad y, por ende, no se puede asumir que se respetarán los derechos adquiridos, sino más bien prima el objeto de creación de la Zona Reservada y por tanto pueden dejarse sin efecto las ­ actividades de exploración o producción de hidrocarburos. Se genera un clima de desconfianza ­ entre los inversionistas porque se cambian las condiciones del contrato original. Lo que queremos es ser socios del cuidado del ambiente, de la biodiversidad, pero sin esta incertidumbre para las ­ inversiones de riesgo.

Área de la publicación